Padre Rico, Padre Pobre por Robert Kiyosaki: te contamos sus secretos

Reseña de Padre Rico, Padre Pobre por Robert Kiyosaki
Padre Rico, Padre Pobre por Robert Kiyosaki

En esta reseña del recomendado bestseller por Robert Kiyosaki, “Padre Rico, Padre Pobre”, repasamos sus dos puntos claves para la libertad financiera.

El ensayo de Kiyosaki ha inspirado a muchos a correr a la oficina de recursos humanos y renunciar a su trabajo de una vez por todas.

Las razones son claras: quiero ser independiente, quiero tener mi propio horario, quiero trabajar para mí, quiero estabilidad financiera, no quiero tener jefe.

Creo que Kiyosaki pinta una utopía del emprendimiento en la que no existe riesgo ni la bancarrota. Una utopía en que puedo trabajar cuando yo quiera, cuando en realidad un emprendedor debe trabajar cinco veces más.

Sin embargo, su encuadre tiene sentido y la primera clave de su libro nos enseña por qué.

Primera clave: piensa proactivamente

Al tener la mente abierta podemos ver las oportunidades. Una mente cerrada es ciega.

Por ejemplo, si decimos:

  • “No me alcanza para invertir”.

Nunca podremos invertir. Pero si decimos:

  • “¿Cómo puedo conseguir el dinero para invertir?”.

Estaremos buscando las oportunidades activamente.

Un emprendedor, debe pensar que sí puede y encontrar el mejor camino.

Segunda clave: educación financiera

Tener educación financiera significa estudiar para ser productivo en vez de despilfarrador.

El que sabe invertir, no irá de crisis en crisis porque tendrá la estabilidad que le brindarán sus activos.

Fíjate cómo en el siguiente esquema el empleado (cuadro izquierdo) utiliza su salario para invertirlo en elementos que generan pérdidas en vez de ganancias.

El emprendedor (cuadro derecho), en cambio, obtiene sus ingresos de sus activos, es decir, de sus elementos productivos.

Al limitar tus pasivos y potenciar tus activos, tendrás cada vez más estabilidad financiera e independencia.

Padre Rico, Padre Pobre por Robert Kiyosaki

Be the first to comment

Leave a Reply