Cómo hacer amigos e influenciar a las personas

“Cómo ganar amigos e influir sobre las personas” por Dale Carnegie es un fabuloso libro para aprender sobre gestión, comunicación e inteligencia emocional.amigosLo más importante para el autor es ser genuino y honesto en tus interacciones con los demás, transmitiendo siempre confianza, para que ellos vean en ti una persona positiva para sus proyectos personales.

Técnicas fundamentales para tratar con la gente

  1. No critique, no condene, ni se queje:

    A nadie le gusta sentirse atacado u ofendido. A nadie le gusta que le digan que su esfuerzo no sirve. La negatividad bloquea la posibilidad. Hay mejores maneras de decir las cosas.

  2. Dé aprecio honesto y sincero:

    Apreciar a la gente es una cualidad crucial para lidiar con ellas. Sin embargo, cuando alguien es exagerado, quizá tiene las mejores intenciones, pero usualmente se puede percibir a esa persona como falsa. “Qué inteligente eres” es un buen cumplido. Si el otro no tiene muchas cualidades que compaginen con tu personalidad, no tienes que mentir, simplemente encuentra algo positivo qué decir como: “Qué linda tu chaqueta”.

  3. Despierte en las personas un deseo ardiente:

    Para ello debes ponerte en los zapatos de los demás, debes entender sus objetivos personales y motivaciones para entusiasmarlos, pues junto a ti esas necesidades se verán fortalecidas.

Seis formas de convertirse en una persona agradable

  1. Muestre un interés genuino en otras personas:

    La falsedad es fácil de identificar y hace que los demás pierdan confianza. Buscar a los demás porque verdaderamente disfrutas su compañía o admiras sus ideas, los hace sentir mejor. Pero esta actitud tiene que nacer dentro de ti como individuo.

  2. Sonría:

    Deja de fruncir el ceño y muestra esa hermosa sonrisa que tienes.

  3. Recuerde que el nombre de una persona es, para esa persona, el más dulce y más importante sonido en cualquier idioma:

    A la gente le gusta que la reconozcan. A veces incluso los apodos son una manera de acercarse a alguien de manera cálida y respetuosa. Por ejemplo: si a Ignacio le gusta que le digan “Nacho” entonces llámalo por su sobrenombre.

  4. Sea un buen oyente. Anime a otros a hablar de ellos mismos:

    Aprende el arte de escuchar. Haz preguntas.

  5. Converse en términos de los intereses de la otra persona:

    Si al otro le gusta hablar de béisbol y tú estás toda la noche hablando de política, obviamente no les va a interesar mucho el tema de conversación. Además que deberías estar haciendo preguntas y escuchándolos, no hablando toda la noche.

  6. Haga que la otra persona se sienta importante y hágalo sinceramente:

    No seas falso. Préstale atención al otro. Demuéstrale que vale y que aprecias su ser. Trata a los demás como te gustaría que te traten a ti.

Doce formas de ganar personas a su modo de pensar

  1. La única forma de sacar lo mejor de una discusión es evitándola:

    Cada vez que discutimos con alguien, ganemos o perdamos, al final perdemos. Por lo general las discusiones traen demasiada negatividad y nadie quiere esa negatividad en su vida, nadie quiere sentirse humillado ni ofendido, que sus opiniones son menos. Intenta, en la medida de lo posible, evitar discusiones innecesarias sobre temas que no llegan a nada.

  2. Muestre respeto por las opiniones de la otra persona. Nunca diga “estás equivocado”:

    Simple: no ofendas el orgullo ni la inteligencia de los demás. Trátalos con respeto, así no estés de acuerdo con todo lo que dicen.

  3. Si usted está equivocado, admítalo rápida y enfáticamente:

    La confianza es fundamental para establecer relaciones interpersonales fuertes. Por eso, si nos equivocamos y no lo admitimos, las personas no confiarán en nuestra palabra y se alejarán.

  4. Inicie sus conversaciones de forma amigable:

    A veces es difícil, puesto que estamos molestos por cuestiones de la vida. Recordar iniciar dulcemente, sin embargo, nos puede llevar lejos.

  5. Comience con preguntas a las cuales la otra persona contestará “sí”:

    Iniciar positivamente es crucial, esto abre a las personas a nuestra propuesta y las entusiasma. Empezar con un “no” tiene connotaciones negativas que cierran al receptor.

  6. Deje a la otra persona sentirse a gusto con la conversación:

    Es decir, déjalos hablar. A veces queremos dominar una conversación y hablamos y hablamos y los demás nunca tienen la oportunidad de decir nada. Deja que sean ellos quienes hablen, quienes compartan sus ideas y se entusiasmen porque los escuchas. Haz preguntas, muestra interés genuino en su punto de vista.

  7. Deje que la otra persona sienta que la idea es suya:

    A veces queremos decirle a la gente lo que tiene que hacer. Es mejor sugerir ideas y dejar que los demás piensen que es su propia opinión.

  8. Intente honestamente ver las cosas desde el punto de vista de la otra persona:

    Tendemos a centrarnos tanto en nosotros mismos que no nos tomamos la oportunidad para hacer preguntas y ver las cosas desde su perspectiva.

  9. Sea empático con las ideas y deseos de la otra persona:

    Quieres ver el mundo desde tu ventana, comprender las actitudes y motivaciones de los demás nos ayudará a entender que el camino de cada quien es único.

  10. Apele a los motivos más nobles:

    Todos tenemos ideales. Entender los ideales de los demás, nos puede ayudar a conectar con sus proyectos más nobles.

  11. Ponga entusiasmo en sus ideas:

    Demuestra lo interesante, apasionante, e increíble que es tu proyecto.

  12. Lance un desafío:

    A las personas les motiva superarse y vencer el juego. Inspíralos con un buen desafío.

Sea un líder: cómo cambiar a las personas sin ofender o despertar resentimiento

  1. Inicie con aprobación y apreciación honesta:

    Una vez más. empezar de manera positiva para que la gente se abra a nuestra idea.

  2. Marque los errores de su interlocutor de forma indirecta:

    Nadie quiere sentirse humillado ni irrespetado. Apunta a sus errores de forma indirecta y ganarás su respeto. Por ejemplo, puedes dar anécdotas de una situación similar sin involucrar a quien realmente te estás dirigiendo.

  3. Hable de sus propios errores antes de citar los de la otra persona:

    No somos infalibles. Acepta tu responsabilidad individual y los demás harán lo mismo.

  4. Haga preguntas en lugar de dar órdenes directas:

    Sugiere ideas para transmitir confianza y entusiasmar a los demás sobre sus capacidades. “¿Hay una mejor forma de llevarlo a cabo? ¿Es esa la mejor solución? ¿Crees que es lo más profesional? ¿Qué pasaría si tomamos esa medida?”.

  5. Deje a la otra persona defenderse:

    Más que defenderse, no humilles a alguien delante de los demás. Déjalos que puedan enmendar su error sin tener que ofender su orgullo.

  6. Elogie cada mejora:

    Solo enfocarse en lo negativo, hará que las personas pierdan entusiasmo.

  7. Genere y fomente una buena reputación acerca de los demás:

    Di genuinamente: “José trabaja duro y es puntual” y lo más seguro es que José quiera demostrar que en verdad lo es.

  8. Use la inspiración y la motivación para lograr que los fallos se vean fáciles de corregir:

    Una cultura en la que los errores son cuestión de vida o muerte conlleva a que las personas se rindan al cometer el primer error. Lo que quieres como líder es que los demás vean que sus errores se pueden enmendar y que superarse no es difícil.

  9. Haga que la otra persona se sienta feliz de hacer lo que usted sugirió:

    Al entender los objetivos de los demás, comprenderemos su propósito y los haremos sentir felices con sus decisiones.

Be the first to comment

Leave a Reply