¿Te gustaría vivir en Calipolis, la república y ciudad bella de Platón?

calipolis republica platon
The Acropolis in Athens, Greece.

En “República”, Platón imagina la ciudad bella e ideal de “Calipolis”, una de las primeras en influenciar el vivir en sociedad.

Injusticia

¿Es posible que la injusticia sea más ventajosa que la justicia?

Por ejemplo: un individuo injusto, a través del robo y del engaño, puede sustentar sus propios intereses mucho mejor que alguien justo, el segundo eventualmente dominado por las artimañas del primero.

La tesis de Platón, narrada a través del personaje de Sócrates, es que la justicia es provechosa, pero para entender cómo se manifiesta, hay que estudiar su origen y potencial ejecución trascendental. Digo “trascendental” porque Platón plantea la constitución institucional de su propia ciudad ideal, impulsando un diálogo milenario sobre la justicia y el Estado-nación (o la ciudad-estado). Otras concepciones “trascendentales” incluyen a Hobbes, Locke, Rousseau, Kant y Rawls. De alguna manera, la filosofía política se ha dedicado a responder el diálogo iniciado por Platón, alcanzando su apogeo durante la Ilustración en la tradición del “contrato social”.

La justicia, por ende, no se puede reducir a una definición simple, porque representa una red compleja que relaciona a los miembros de la sociedad.

La “República” platónica es la “constitución” de dicha red a través de principios y normas estables.

Gobierno y espíritu

El régimen platónico es la monarquía de un rey filósofo rodeado de una aristocracia filósofa.

A continuación el orden de “preferencia” que tiene Platón por los distintos regímenes, los cuales representan el espíritu de cada pueblo donde el individuo refleja la cualidad de su ciudad y viceversa:

  1. Monarquía
  2. Timocracia
  3. Oligarquía
  4. Democracia
  5. Tiranía

También es importante acotar que los regímenes listados luego de la monarquía, se interpretan como una degeneración sucesiva de esa primera forma de gobierno “ideal”.

La monarquía platónica

No se describe cualquier monarquía sino una específica a la estructuración de la justicia según Platón, lo que quiere decir que debe cumplir con un conjunto de principios filosóficos, entre los que destacan:

  • El fundamento de esta ciudad es la filosofía. Entiéndase por filosofía la búsqueda del conocimiento como realidad inalterable. Es así como podemos distinguir entre: 1) conocimiento, 2) opinión, 3) ignorancia. O entre: 1) conocimiento, 2) pensamiento, 3) creencia, 4) conjetura. Se supone que tenemos que seguir un método que nos permita avanzar de la ignorancia y la conjetura al conocimiento.
  • La filosofía se debe distinguir y defender de las pretensiones de los sofistas, individuos que, a través de la retórica, presentan sus discursos como “conocimiento”, pero que en realidad utilizan la apariencia, la complacencia, la demagogia, y el populismo para ganarse el favor de las masas.
  • La ciudad platónica exige respetar la naturaleza de los privilegiados: se nace con alma de oro, plata, bronce o hierro. Todos pueden ser criados en base a los principios de la ciudad, pero no todos alcanzarán el mismo potencial. Por ende, quienes tengan un espíritu de oro deben formar parte de la aristocracia filósofa en el poder y tener como súbditos a las clases inferiores, quienes obedecerán porque quieren ser gobernados por los mejores. Además, según Platón existen muy pocos espíritus de oro y filosóficos, consecuentemente, se le reserva esta potestad a esa élite de “guardianes”.
  • Acorde al punto anterior, la filosofía y la educación están reservadas para los líderes y son líderes quienes tienen una naturaleza filosófica, es decir, quienes pueden entender un conjunto de disciplinas pues son amantes de la sabiduría. Sin embargo, la educación debe buscar siempre lo benigno porque incluso quienes tienen un alma buena pueden ser educados de manera errónea, dejarse seducir por los vicios y dirigirse a la oscuridad en vez de hacia la luz.
  • Todos serán criados en base a los principios y las leyes impuestas en la monarquía.
  • Existe igualdad entre hombres y mujeres, siempre y cuando la mujer tenga la misma capacidad que el hombre en una labor determinada.
  • Un principio básico de la justicia platónica es que nadie se robe lo que es del otro: no solo hablamos de la propiedad, la cual debemos defender y cuidar, también hablamos de los deberes y labores de cada quien. Por ejemplo: un zapatero debe cumplir su función y no la de un magistrado. Cada quien tiene un rol que cumplir, como en una especie de división de trabajo que le permite a cada individuo ser el mejor en su especialidad.
  • Aunque no es la preferencia inicial de Platón, su ciudad es próspera, es decir, va más allá de las necesidades básicas y produce o importa todos los bienes y servicios que desea, otorgándole a cada quien un rol de acuerdo a su naturaleza y estableciendo un mercado con su respectivo sistema de intercambio.
  • La educación de la élite de los “guardianes” debe guiar tres condiciones esenciales de su espíritu: la autodisciplina, el coraje y la sabiduría. Se fomentará su desarrollo principalmente con la educación artística, física y aritmética.
  • La educación física complementa la gentileza de la artística con energía y valentía, a la vez que puede, junto con la aritmética e incluso la geometría, servir para preparar a los guardianes para la guerra
  • Platón le da mucha importancia a la educación artística porque considera que el ritmo y la armonía le dan orden y valores a los individuos. Sin embargo, Platón defiende la censura y establece que en su ciudad no se puede permitir que se blasfeme a los dioses, con una interpretación como la de Homero. Recordemos que las obras homéricas fueron en gran medida leídas como el equivalente “bíblico” de aquella época. Por ende, uno de los mayores crímenes del arte, según Platón, es la “imitación” que ocurre sobre todo en las tragedias y comedias (obras de teatro) en las que el autor no expresa su punto de vista directamente sino que se hace pasar por otro personaje. Otra referencia clara e importante es la de Sócrates, quien es representado al antojo de Aristófanes en “Las Nubes”, representación que será interpretada por la audiencia como el verdadero Sócrates y no como el Sócrates satirizado por Aristófanes. Es por esto que para Platón, el arte debe tener una forma específica y se debe censurar todo lo que no se adhiera a ese sistema.
  • En líneas generales la censura es importante para la ciudad platónica, ya que busca adoctrinar a todos sus habitantes en base a las leyes y principios “buenos” y “justos” de la misma, y nada más.
  • Otro aspecto importante, por ende, es que los hijos pertenecen a la ciudad e incluso serán separados de sus padres si es necesario. Esta es otra manera de asegurarse que la naturaleza de oro no se mezcle con las inferiores, que los hijos sean criados acorde a los principios establecidos y que la población siempre sea proporcional a los requerimientos de la ciudad.
  • Como podemos ver, Platón no ofrece libertad, de hecho, resiente a la democracia por sus excesivas libertades e igualdades asignadas a los desiguales (a quienes nacen con el alma de hierro como que si fueran de oro). Para Platón, las libertades excesivas conducen a la anarquía y posteriormente a la tiranía porque, cuando del caos de las facciones surgen las guerras civiles, cada bando elige un campeón y al sentarlo en el trono, éste utiliza todo su poder para dominar la ciudad.

Conclusiones

“Calípolis” es una ciudad utópica, aristocrática, discriminatoria, y cuyos principios de la justicia deben ser revisados por no ser totalmente “realizables”. Leamos a Locke, Rousseau, Mill, Rawls, Sen, Nussbaum, entre otros, para tener un concepto más completo sobre este tema. También analicemos a nuestras propias sociedades.

En el país imaginado por Platón, el “rey filósofo” y la “clase de oro” con sus herramientas de control y censura, conforman una tiranía al no tomar en cuenta que la libertad y la igualdad son necesarias para tener pueblos filósofos, sociedades estables y cambios que nos acerquen progresivamente a la justicia.

Ahora bien, hay mucho que conservo tras leer esta obra: el énfasis en la educación, el hecho de que debemos reconocer a los mejor preparados para elegirlos a cargos públicos (aunque no siguiendo exactamente los parámetros sugeridos por Platón), y el hecho de que las instituciones son importantes para sentar las bases de un sistema de justicia.

Por último, Platón trae suficientes argumentos al debate como para comprobar que la injusticia no es más ventajosa que la justicia porque la injusticia conlleva a la inestabilidad, la desconfianza, los vicios, la guerra civil y el sufrimiento, mientras que la justicia nos trae la virtud, la sabiduría y la armonía social.

Be the first to comment

Leave a Reply