“De la Democracia en América” por Tocqueville

democracia tocqueville

“De la Democracia en América” por Alexis de Tocqueville es uno de los clásicos de la literatura universal, ya que analiza no solo filosófica sino también sociológicamente las instituciones sociales, construyendo sobre los tratados de Montesquieu y Rousseau.

Más allá de estar en desacuerdo con el título “De la Democracia en América” que en realidad debería ser “De la Democracia en EEUU”, este se convirtió en uno de mis libros favoritos por lo que no puedo dejar de recomendarlo.

Poner énfasis en el contexto me parece crucial porque hoy en día damos por sentado que la democracia es simplemente “buena” sin apreciar que nosotros mismos hemos fracasado de muchas maneras en la construcción de nuestras repúblicas contemporáneas, repitiendo los mismos errores que pensadores como de Tocqueville analizaron en el siglo XIX.

Ya en el siglo XVIII, filósofos franceses como Montesquieu, concibieron la república como una forma de gobierno difícil, que debe estar fundamentada en la virtud, fomentar la educación, establecer la separación de poderes y preferiblemente poseer una constitución federal. Este autor también distingue entre “aristocracia” y “democracia”.

Voltaire, por otro lado, creía en la influencia de un rey filósofo y en una aristocracia que guiara las pasiones del pueblo, siendo la monarquía constitucional impulsada en Inglaterra, luego de décadas de guerras civiles, la prueba de que ese modelo era posible. Las “Cartas Inglesas” de Voltaire se parecen a “De la Democracia en América” en su intención, pero el segundo trabajo es mucho más riguroso.

Rousseau, por otro lado, planteó una república que recuperara el significado de la palabra “ciudadano” como individuo que cumple su deber para con la comunidad y se sacrifica por la sociedad. El problema es que el contrato social de Rousseau es demasiado utópico e impracticable.

Además, tanto la Revolución Francesa como las guerras napoleónicas, dejaron a Francia exhausta y preguntándose (otra vez): ¿Es posible la república? ¿O es mejor progresar hacia la monarquía constitucional?

Es en 1831 cuando, bajo el mandato del rey Luis Felipe I, Tocqueville es enviado a EEUU a investigar el sistema penitenciario de dicho país pero el pensador amplía sus observaciones para eventualmente realizar un análisis exhaustivo del sistema político y social estadounidense.

El texto no es un tratado a favor de la democracia, sino que invita a estudiar la república como una ciencia en la que examinamos la asociación de sus distintos componentes para lograr un engranaje efectivo.

Si bien a veces Tocqueville presenta destellos del contrato social de Rousseau, su lenguaje y análisis, en mi opinión, se acercan más a la sobriedad y profundidad de Montesquieu, agregándole un componente de ciencia social. Consecuentemente, nos habla no sólo desde la teoría sino también desde el conocimiento empírico, destacando conceptos que superan el lenguaje abstracto para encontrarse con la práctica.

A lo largo del texto responde:

¿Cómo funciona la democracia en EEUU? ¿Qué la hace posible y efectiva? ¿Cuáles son sus principios? ¿Cómo fue concebida? ¿Por qué la república se logró tras la revolución estadounidense pero cayó en la francesa? ¿Qué las diferenció? ¿Por qué EEUU logró esta forma de gobierno tras su independencia mientras que Suramérica sigue convulsionando?

Las respuestas son tan extensas como este libro y tan complejas como el pensamiento de este brillante autor liberal.

Queda claro que la democracia es mucho más que “hacer lo que me da la gana” y ejercer el derecho al voto.

Be the first to comment

Leave a Reply