Usos de la comunicación social para adquirir poder y combatirlo

Usos de la comunicación social para adquirir poder y combatirlo

Reseña: “Comunicación y poder” por Manuel Castells. Libro esencial para comprender y debatir sobre comunicación social en el siglo XXI.

Manuel Castells describe el rol que tiene la participación ciudadana sobre las “relaciones de poder”, mediada por el avance de las Tecnologías de la Información y Comunicación y contextualizada en una “sociedad red global”.

De especial relevancia, obviamente, es la relación entre “Comunicación y Poder”.comunicacion y poder good

El autor define el poder como  “la capacidad para modelar la mente”, ya que “la forma en que sentimos y pensamos determina nuestra manera de actuar, tanto individual como colectivamente”; consecuentemente, “la capacidad para lograr el consentimiento o al menos para instilar miedo y resignación respecto al orden existente es fundamental para imponer las reglas que gobiernan las instituciones y las organizaciones de la sociedad”. Dicha capacidad depende “del control de la comunicación, al igual que el contrapoder depende de romper dicho control”.

Los ciudadanos viven en comunidades sin necesariamente compartir los mismos valores e intereses de los demás, esto hace que existan deliberaciones y hasta conflictos que pueden cesar en presencia de “acuerdos temporales y contratos inestables”. Pero estas deliberaciones no están exentas de potenciales imposiciones, ya que tanto el uso de la fuerza como la lógica de dominación, también pueden darse a través del discurso.

Los discursos, a su vez, no están confinados a los Estados, sus territorios, y la posible interacción entre ellos, ya que la globalización ha cambiado la manera en que se constituyen las “estructuras” de las relaciones de poder. Este fenómeno de las sociedades sin límites también se conoce como “glocalización”, es decir la fusión de lo global y lo local, un proceso que puede parecer inestable para los Estados y sus instituciones, su legitimidad e idiosincrasia, pero el cual Castells propone comprender como “la sociedad red, formada por configuraciones concretas de redes globales, nacionales y locales en un espacio multidimensional de interacción social”.

La hipótesis de Castells es la siguiente: “la cultura común de la sociedad red global es una cultura de protocolos que permite la comunicación entre diferentes culturas sobre la base no necesariamente de valores compartidos, sino de compartir el valor de la comunicación”.

Se denotan varios aspectos claves que hacen que la comunicación sea posible:

1.- Información.

2.- Intercambio de significados.

2.- Tecnología de la comunicación.

3.- Competencias (características) de los emisores y receptores de la información.

4.- Códigos culturales de los emisores y receptores.

5.- Protocolo y alcance de comunicación, comprendidos en tres formas complementarias:

  • Comunicación interpersonal: interactiva, “el mensaje se envía de uno a otro con bucles de retroalimentación”.
  • Comunicación de masas: puede ser interactiva, aunque tradicionalmente es unidireccional: “el mensaje se envía de uno a muchos, en libros, periódicos, películas, radio y televisión”.
  • Auto-comunicación de masas: “nueva forma de comunicación interactiva caracterizada por la capacidad para enviar mensajes de muchos a muchos, en tiempo real o en un momento concreto”.

La “auto-comunicación de masas” en especial tiene un efecto innovador en las comunicaciones, que le permite a la ciudadanía, ser comunicadora de masas, ya que el mensaje llega a una audiencia global pero que, a diferencia de modelos tradicionales, brinda la oportunidad de que sea uno mismo quien “genera el mensaje, define los posibles receptores y selecciona los mensajes concretos o los contenidos de la web y de las redes de comunicación electrónica”. Esta capacidad empodera a la ciudadanía para el cambio social a través de la participación en la sociedad red global, que la acerca a sus distintos nodos o instituciones, permitiéndole afectar las relaciones de poder y los protocolos que distintas culturas utilizan para coexistir, interactuar, y consensuar cambios.

A diferencia del siglo XX e inicio del siglo XXI, las narrativas tradicionales, emitidas a través de los medios de “comunicación de masas”, se enfrentan hoy en día con discursos alternativos producidos gracias a la “auto-comunicación de masas” generando nuevas formas de contrapoder. Esto le impediría a los grandes centros de dominación ejecutar sus campañas propagandísticas con la misma efectividad que antes y empoderaría a los ciudadanos a responder con sus propias interpretaciones, incluso pudiendo organizarse a través de estas redes para impulsar el cambio. En su libro “Redes de Indignación y Esperanza” (2012), Castells tomaría como ejemplos claves para su tesis: la Primavera Árabe, Occupy Wall Street, y los Indignados en España.

2 Trackbacks / Pingbacks

  1. Libro: “Reconceptualizar el Desarrollo en la Era de la Información Global” ed. por Castells y Himanen (2014) – richardtahan
  2. Libro: “La Sociedad de Coste Marginal Cero” por Jeremy Rifkin – richardtahan

Leave a Reply